Esta casa es una ruina

Había que seguir prosperando y no fue todo un caminito de rosas. La sede de Eduardo Dato es declarada en ruinas. Era ya el año 1979, cuando el traslado a una nueva sede en la Plaza de Mina se produce. De seis mil, se pasó a veinticinco mil pesetas mensuales de alquiler.
   
 
Bendición de la sede el día de su inauguración  
   
Atrás quedaba una época y un contencioso con los arrendatarios de la sede anterior. No obstante el número de colegiados iba creciendo y aquella caja de caudales de un principio, fue tomando volumen con esfuerzo y austeridad. La meta, que en un principio parecía inalcanzable, de disponer de una sede en propiedad, comenzaba a tener sentido.

En 1987 se pone manos a la obra. La resolución del contencioso a su favor, les proporciona un millón de pesetas, que unido a las 500.000 ya ahorradas, la emplean para la entrada de la sede definitiva y actual en la Avda. de Andalucía.



El derecho al trabajo en la declaración universal de los derechos humanos

Artículo 23

· Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo. 

· Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igualdad de salario por trabajo igual. 

· Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria que le asegure, así como a su familia, una existencia confortable a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social. 

· Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.


Papá se fue a la guerra

De todos es bien sabido que era preciso deslindar las competencias que les eran propias, y que a veces eran interferidas por otros profesionales. Este fue el caso de los Gestores Administrativos, con los que los Graduados Sociales tuvieron roces en su día y que además fue una de las causas que les incitan a crear el Colegio. Laboriosas y largas fueron las conversaciones con estos otros profesionales, pero eficaces. Los puntos quedaron perfectamente situados sobre las ies y de ahí en adelante, quedaron delimitadas las competencias de cada uno. 

Muchos fueron los logros que se han conseguido a través del Colegio, pero entre ellos es de destacar la creación de las Escuelas de Prácticas Laboral, donde se dan cursos continuamente para actualizar los conocimientos, de acuerdo con los cambios legislativos. Y lo que es quizás tan importante o más, el que alumnos accedan a conocimientos prácticos. Ya en los años ochenta, comienzan a actuar en la Ley de Procedimiento Laboral y entran en pugna con Procuradores y Abogados. Esto es ya una batalla ganada.


Con todos los respetos

La recompensa al trabajo de este colectivo profesional, se ve galardonada en 1982, año en el que el entonces Ministro de Trabajo -Sánchez Miranda- concede la Medalla del Trabajo por la labor desarrollada. Por este motivo el Colegio de Cádiz, además de tener el tratamiento de Ilustrísimo, ostenta también el de Excelentísimo, y con él, su Presidente.